https://decocerramientos.es/wp-content/uploads/2018/12/Ventanas-aluminio-y-PVC-en-Granada.jpg

A la hora de escoger el material de una carpintería exterior, ya sea para obra nueva o para obra de rehabilitación, aparece la duda ¿PVC o aluminio?. Vamos a enumerar varios puntos comparando un material frente al otro. Lo primero sería valorar a qué va destinada la carpintería y dónde se va a instalar.

Antes de comenzar, hay que incidir en la importancia de escoger una carpintería de calidad, puesto que de nada sirve aislar plenamente una vivienda y poner una buena calefacción si se dejan las ventanas desprotegidas o mal aisladas.

En zonas donde pueda existir una gran diferencia de temperatura exterior – interior (+/- 25º C de diferencia), las carpinterías de aluminio pueden llegarse a condensar (es metal), si no llevan rotura de puente térmico (elemento que “rompe” el contacto directo del interior con el exterior), mientras que en las de PVC es más difícil que ocurra, ya que tienen una menor transmitancia térmica.

 

Referente a los acabados, en zonas donde el ambiente pueda ser agresivo (zonas costeras, industriales,…) el PVC puede dar problemas de deterioro en el color y acabados, frente al aluminio que prácticamente es inalterable. Pero también influye el tipo de acabado de las perfilerías, un aluminio lacado es más fácil de limpiar que uno anodizado, por ejemplo. Los aluminios hoy en día tienen una mayor variedad de acabados frente al PVC puesto que se pueden lacar de cualquier color, y el PVC está limitado a los tonos del fabricante.

Respecto al tema económico, hay una gran variedad de precios, pero en la actualidad las diferencias entre el aluminio y el PVC se han reducido considerablemente, sin embargo el PVC sigue posicionándose como el más económico.

En lo concerniente a los diseños de las perfilerías, son similares, pero quizá sean las de aluminio las que ofrezcan unas líneas más atractivas y de menores dimensiones, puesto que tienen más resistencia mecánica y permiten menores secciones que el PVC. El aluminio admite diseños de ventanales más grandes y con vidrios de mayores dimensiones sin necesidad de optar por grandes secciones de perfil.

Otro elemento que forma parte de la carpintería son las persianas. En este caso, las persianas de aluminio inyectado de poliuretano tienen mejor aislamiento térmico y acústico frente al PVC, y ofrecen una reducción considerable en el peso a igualdad de dimensiones. Para grandes ventanales no se recomienda el PVC por las deformaciones que se presentan debido a la incidencia del sol, el aluminio, en cambio, no se altera.

En lo concerniente a resistencia mecánica de las perfilerías, es más resistente el aluminio frente al PVC. En cuanto a los sistemas de herrajes, aunque en ambos materiales son similares, el metal siempre es más resistente que el “plástico”.

Hace unos años, el PVC tuvo muy mala prensa desde el punto de vista contaminante, pues con la degradación producida por el paso del tiempo, se generaban elementos nocivos para la salud. Los sistemas de fabricación actuales del PVC han reducido este problema. El aluminio es inerte con el paso del tiempo y no sufre alteraciones, siempre que se le haga un adecuado mantenimiento.

En definitiva, ambos materiales tienen sus pros y sus contras, por lo que antes tomar una decisión es recomendable realizar una valoración global analizando los puntos comentados anteriormente.

Fuente: desarrolla.es

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Contacta con nosotros

Ponte en contacto con nosotros sin compromiso para estudiar tu proyecto.







https://decocerramientos.es/wp-content/uploads/2018/11/Contacto.jpg

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies